Sus orígenes, beneficios, regulaciones, correcto uso y tendencias

El uso de compuestos con acción plaguicida en la humanidad se remonta a miles de años. Destacamos solo algunos hitos históricos resumidos por el departamento de reglamentación de pesticidas del estado de California, Estados Unidos:

1.200 A.C.: Los egipcios usaban cicuta y acónito para el control de plagas.         

100 A.C.: Los romanos usaban el eléboro, (Helleborus foetidus L. 1753) especie de plantas de la familia Ranunculaceae para el control de roedores. 

1800: Se estableció el primer uso registrado del “polvo persa para piojos” que correspondía al piretro (o pelitre).

1882: Se patentó el uso combinado de la cal con sulfato de cobre para controlar el moho gris o botritis en cultivos de uva.

1932: En Francia se utiliza por primera vez el bromuro de metilo.

1939: El químico suizo Paul Hermann Müller descubre la acción insecticida del DDT, el primer insecticida diclodino que fue usado en la Segunda Guerra Mundial para controlar la malaria y el tifus .

1942: Se creó el primer herbicida hormonal (fenoxilo) 2,4-D.

1972: El uso agrícola de DDT es prohibido en los Estados Unidos.

Los Agroquímicos formaron parte del paquete tecnológico implementado por el Dr. Norman Borlaug entre las décadas del 40 al 70 junto al uso de variedades mejoradas de maíz y trigo, fertilizantes y riego donde logró incrementar la producción agrícola de 2 a 5 veces, dando origen a la llamada “Revolución Verde”. Así aportó a la disminución del hambre  y desnutrición en los países subdesarrollados. Por reconocimiento a su obra ganó el Premio Nobel de La Paz el año 1970.

De acuerdo a las cifras reportadas por la consultora especializada Mordor Intelligence en su estudio titulado Global Agrochemicals Market (2021-2026), el año 2019 cerca de 2 millones de toneladas de pesticidas fueron utilizadas anualmente a nivel mundial donde China fue el país de mayor contribución seguida por los Estados Unidos y Argentina. Para ese año el mercado mundial de agroquímicos fue valorizado en US$243,1 billones y se espera que para el 2024 se acerque a los US$300 billones.  

No obstante el indiscutible aporte de los agroquímicos en la agricultura moderna para incrementar el potencial productivo siempre debemos tener presente que son compuestos que revisten un riesgo potencial a la salud humana y de animales dados sus efectos indeseables más aún si se usan en forma incorrecta o desmedida. Como consecuencia la tendencia actual es contar con fuertes restricciones en su uso y manejo. Por tanto es fundamental instruirnos acerca de las reglamentaciones y deberes de los asesores y usuarios en la correcta recomendación y uso de estos.

REGLAMENTACIONES A NIVEL NACIONAL:

Registro SAG (Servicio Agrícola y Ganadero): Todo producto Plaguicida debe contar con un número SAG dentro de una serie (1000, 2000, 3000 o 4000). Sea este un: insecticida, fungicida, bactericida, herbicida u otra categoría. En esta lista se detalla el nombre comercial, ingrediente activo, concentración, fabricante, toxicidad, modo de acción y cultivos autorizados de uso (entre otras características). Por tanto es deber del asesor y productor utilizar un plaguicida que esté registrado por el SAG para uso en su cultivo. El no hacerlo implica potenciales multas en fiscalizaciones de campo. Esta lista está disponible para descarga en el sitio web: www.sag.gob.cl.

Al respecto, es función del SAG regular, restringir, o prohibir la fabricación, importación, exportación, distribución, venta, tenencia y uso de los plaguicidas que se empleen en las actividades agrícolas y forestales y en otros ámbitos en los que este servicio tenga competencia. Como ejemplo; el día 07/10/2022 fue publicada la resolución exenta n°5810/2022 que prohíbe plaguicidas en base a clorpirifós  (clorpirifós-etilo), clorpirifós-metilo, dicloruro de paraquat y metomilo y cancela las autorizaciones vigentes de los plaguicidas que las contengan. Asimismo se establece que las existencias en el país, de los plaguicidas cancelados, podrán ser distribuidos, exportados, vendidos, estar en tenencia o ser utilizados, por un período máximo de dos años a contar de la fecha de entrada en vigencia de la presente Resolución o hasta agotar dichas existencias, según lo que ocurra primero.

Otro ejemplo reciente fue el comunicado del SAG a través de la Resolución Exenta N° 5328/2022, determinó la prohibición de uso de las formulaciones de herbicidas que contengan Glifosato con el coformulante tallowamina polietoxilada. Esto tras una evaluación técnica basada en antecedentes científicos.

REGLAMENTACIONES DE PAÍSES DE DESTINO:

Cada país o mercado de destino (supermercados) impone sus propias restricciones en cuanto a los ingredientes activos de productos fitosanitarios permitidos y las cantidades máximas toleradas en la fruta. Esto es de la máxima importancia dado que en el caso de que si la fruta que estoy exportando es analizada en destino y presenta trazas de algún ingrediente activo cuya calificación es  SIN TOLERANCIA en ese mercado, entonces será rechazada y no será comercializada. Mismo caso sucedería si es que el LÍMITE MÁXIMO DE RESIDUOS (LMR) establecido fuese superior. Estas reglamentaciones están definidas a nivel internacional en el CODEX ALIMENTARIUS, sistema al cual Chile está adscrito. La información acerca del status de los distintos agroquímicos en fruticultura de exportación se encuentra sistematizada por especie frutal y país de destino en la Agenda de Pesticidas de la ASOEX y se puede obtener suscribiéndose a la Asociación de Exportadores de Chile en el sitio web: www.asoex.cl

Como ejemplo de interpretación si un productor de Cerezas tiene como destino de exportación China o USA y usó un agroquímico insecticida formulado con la sustancia activa BIFENTHRIN no podría comercializarla dado que su status es ST (Sin tolerancia).

El término PERÍODO DE CARENCIA se define como el tiempo necesario medido en días antes de cosecha para que el residuo de un plaguicida en un fruto o producto comestible alcance una concentración por debajo del LÍMITE MÁXIMO DE RESIDUOS (LMR) permitido por el país o mercado en que será consumido. Cada producto agroquímico debe ser evaluado en función de su tasa de degradación o disipación en la especie frutal usada. Solo con estas curvas de tasa de degradación en un tiempo determinado podemos saber cuál es el momento límite según estado fenológico cuando podemos aplicar determinado agroquímico para cumplir con los LMR establecidos en destino.

USO CORRECTO DE LOS AGROQUÍMICOS:

Dado el inherente riesgo potencial del uso de los agroquímicos para la salud humana, animal y el medio ambiente es que se debe implementar todos los protocolos, instrucciones y certificaciones establecidas por las entidades fiscalizadoras, formuladores, distribuidores, empleadores e implementadas por los trabajadores agrícolas y usuarios. El Manual de Buenas Prácticas Agrícolas para el Productor Hortofrutícola editado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura FAO detalla todos los aspectos y está disponible en:

https://www.fao.org/3/as171s/as171s.pdf. A juicio del autor, los aspectos de mayor relevancia son:

A. Consultar a un técnico para saber qué agroquímico se recomienda usar de acuerdo a su cultivo y al tipo de malezas y enfermedades que lo afectan.

B. Utilizar Agroquímicos  registrados para uso en su cultivo en listado del SAG.

C. Certificarse como Aplicador de plaguicidas reconocido por el SAG. Al respecto el OTEC AGROCAPACITA de Cooprinsem imparte el curso (contacto: erojas@cooprinsem.cl)

D. Leer cuidadosamente la etiqueta del fitosanitario donde aparece información fundamental acerca de precauciones en su hoja de seguridad en aspectos como: Almacenamiento, Procedimiento, Protección personal,  Advertencias y Clasificación Toxicológica. (ver figura 1 y 2).

E. Antes de la aplicación se debe verificar el buen funcionamiento de los equipos; que las boquillas pulverizadoras tengan una distribución uniforme del producto, que no se escurra líquido por la máquina y utilizar todos los elementos de seguridad recomendados: gafas, guantes, mascarillas, botas, traje impermeable, etc.

F. Eliminar residuos de equipos aplicadores con sucesivos enjuagues y aplicación en el mismo cultivo,  luego triple lavado envases vacíos y almacenamiento de estos para despacho a centros aprobados por la autoridad sanitaria.

TENDENCIA MUNDIAL EN EL USO DE PESTICIDAS:

Hoy existe una tendencia indiscutida a nivel mundial y nacional acerca de producir alimentos con la menor cantidad de agroquímicos posibles y minimizando el impacto negativo de estos en las personas, animales y el medio ambiente. Aquí es donde vemos un incremento sostenido en la formulación y uso de biopesticidas enfocados en el control de plagas y enfermedades así como en la nutrición vegetal. Estas tecnologías están siendo aplicadas en nuevas formas de implementar la agricultura como son: orgánica, biodinámica y regenerativa. Algunos bioinsumos desarrollados y en uso a nivel nacional son:

Ramiro Poblete F.
Jefe Unidad de Frutales en Cooprinsem
rpoblete@cooprinsem.cl