Actualmente en la mayoría de los predios se tienen conciencia de la importancia de ofrecer en la primera etapa de vida de sus terneras una buena alimentación,  y así alcanzar una edad al primer parto alrededor de los 24 meses y así tener vacas  eficientes en producción lechera.

La etapa de alimentación liquida de las terneras es uno de los puntos críticos de las explotaciones lecheras por los costos implicados, debido a ello es de gran importancia ser eficientes en el uso de la alimentación ofrecida y en los manejos realizados.

En la alimentación líquida tenemos 2 alternativas; leche entera y/o sustitutos lácteos. De estos últimos, a nuestro país han llegado de diferentes empresas, con diversas calidades nutricionales, altos en proteína, altos en grasa, diversos niveles de fibra etc., junto con diferentes propuestas en los planes de alimentación. Por lo que es importante cuidar cada etapa de la crianza sin descuidar el preparto.

Importancia del preparto

Es importante tener en cuenta que la etapa de crianza comienza en el preparto por lo que no se puede descuidar, las vacas deben tener un tiempo de secado adecuado (60 días), para que la glándula mamaria descanse y se recupere. La transferencia de inmunoglobulinas hacia el calostro se realiza en el último mes de gestación del animal. Como bien sabemos las inmunoglobulinas son imprescindible para que el ternero tenga defensas ante los distintos patógenos presentes en la etapa de crianza.

Un parto prematuro o un periodo seco muy corto originan un calostro de baja calidad inmunitaria. 

En la etapa de gestación se debe manejar un plan de vacunación adecuado para que las vacas transmitan a sus crías, vía calostro, la resistencia a ciertas enfermedades.

La alimentación de las vacas en el periodo seco debe cumplir los requerimientos nutricionales de esta etapa. Es importante administrar un alimento balanceado, que proporcione al animal los nutrientes necesarios para su mantenimiento y posterior producción de leche. Dietas bajas en proteína o energía provocan una menor producción de calostro y una menor concentración de inmunoglobulinas.

Dieta líquida en la etapa de crianza

Está compuesta por:

• Calostro: importante suministrar antes de las 5 hrs el 10% del peso vivo (PV) del ternero, suministrar en 2 tomas para que exista la máxima transferencia de inmunoglobulinas.

• Agua: suministrar desde el día uno, ayuda al desarrollo ruminal.

• Leche o sustituto lácteo.

A las terneras, la dieta líquida les aporta entre el 60 y 70% de los requerimientos proteicos y energéticos necesarios para cubrir sus necesidades de mantenimiento y crecimiento (Conzolino 2011).

La dieta líquida deberá proveer el 10 a 14% del PV en volumen. Este aporte líquido es indispensable ya que la actividad enzimática del ternero recién nacido permite digerir, casi exclusivamente, la lactosa y la grasa butirosa proveniente de la leche. (Conzolino 2011).

Con respecto a la eficiencia de los sustitutos lácteos en relación a la leche de vaca cabe destacar:

Que a pesar de la situación actual de alzas constantes en el precio en los sustitutos lácteos, estos siguen siendo una opción equilibrada y económica para criar terneras sanas, ya que en el caso de los sustitutos Premium, el precio de un litro de ellos esta  $100 más barato que la leche entera y en el caso de un sustituto de mediana calidad la  diferencia es de más de $100.

En la carrera por optimizar la producción lechera, las vacas se han criado y seleccionado en función de la producción (más kilogramos de leche, grasa y proteína). Esto ha provocado un descenso en el número de vitaminas, minerales y oligoelementos. Debido a la mayor cantidad de grasa de la leche, los terneros se sienten saciados más rápidamente y, por tanto, comen menos alimento sólido. Esto va en detrimento del desarrollo del rumen. La leche de vaca a menudo proviene de diferentes vacas, lo que resulta en una diferencia diaria en los nutrientes. Además, la leche de vaca puede contener residuos de antibióticos y carece de hierro y vitaminas.

A pesar de las diferencias económicas hay agricultores que prefieren dar leche de vaca ya que piensan que desperdician leche si la botan. Por un lado, tienen razón, pero la mayoría de las veces no son conscientes de las consecuencias sobre la digestión, las enfermedades y la economía.

Los agricultores que alimentan a sus terneros con leche de vaca pueden dividirse en 3 grupos:

1. Alimentar con leche con antibióticos (leche no pasteurizada)

Es responsabilidad del Agricultor prevenir la resistencia a los antibióticos. La leche con antibióticos suele ir acompañada de un alto recuento de células. La pasteurización de la leche de vaca reduce el recuento de células, pero los residuos de antibióticos no se destruyen. Por lo que se aconseja desechar esta leche.

2. Alimentar con leche pasteurizada, no vendible (sin antibióticos)

Con la pasteurización se garantiza un menor recuento de células, pero las vitaminas y micro-flora serán parcialmente destruidas. Esta leche se puede dar a todos los animales, pero sigue careciendo de vitaminas y minerales y tiene un contenido de grasa demasiado alto.

3. Alimentar con leche no pasteurizada y no vendible (sin antibióticos)

Los agricultores que alimenten con esta leche podrían perjudicar el estado de salud del predio. Esta leche tiene un alto contenido en grasa, una calidad diferente y podría transmitir enfermedades a los terneros. Esta leche no debe ser utilizada durante la primera fase de crecimiento ni en la alimentación de hembras.

Puede ser suministrada a: terneros machos

Los Sustitutos lácteos importados regidos por estrictos estándares de calidad, siempre tienen la misma composición, asegurando una buena calidad por lo que:

  •  No hay transferencia de antibióticos y enfermedades.
  •  Tienen niveles ideales de vitaminas y minerales.
  •  Buena digestión por ende buen crecimiento.
  •  Económicamente beneficioso.

Protocolos de Alimentación:

Actualmente, dependiendo de los objetivos del predio y de sus tradiciones, para la primera etapa de crianza existen diversos protocolos de alimentación.

Crianzas tradicionales:

Entregan 4 litros diarios de sustituto o leche entera desde los 2 a 3 días hasta los 90 días.

Crianzas Aceleradas:

Suministran sustitutos lácteos con más de 22% de proteína y 15-20% de grasa, preparados con una concentración igual o mayor a 125 gr/litro de sustituto preparado, entregando en un principio un volumen de 4 litros diarios, el que va aumentando según el protocolo utilizado, priorizando este aumento de volumen en un periodo de 7 a 45 días, que es cuando el aumento de peso es dependiente de la dieta líquida. Al finalizar el periodo se debe disminuir el volumen paulatinamente. El consumo diario de sustituto lácteo puede variar de 0,625 kg a 1 kg.

Diversos estudios han avalado que cuando se alimenta con más leche en las etapas iniciales (7 a 50 días) y después se disminuye la cantidad de leche o sustituto lácteo se obtienen mejores resultados que cuando se entrega la dieta líquida en la misma cantidad durante todo el periodo, es así como nuestro proveedor

Schils ha realizado diversos ensayos en sus granjas experimentales teniendo como resultado:

Si se les da menos sustituto de la leche en las primeras semanas después del nacimiento, los terneros tratarán de compensar esto comiendo más concentrado y  forraje. Si se mide el rendimiento del crecimiento después del destete (en este caso después de estar 12 semanas en la granja de prueba), se observa que los terneros con una mayor cantidad de sustituto de leche durante el periodo de leche, tendrán un mayor peso y también una mayor ingesta total de alimento compuesto y de forraje al final de la prueba (12 semanas en la granja de prueba). La alimentación con más sustituto se traduce finalmente en un mayor crecimiento y, por tanto, en terneros más fuertes y sanos. (Gráfico 1.  Boletín técnico Schils 2014 IV).

Resumen

Es importante cuidar la alimentación en cada etapa de la crianza sin olvidar que esta comienza en el pre-parto. Considerando los precios actuales de los alimentos y el incierto escenario que estamos viviendo, es muy importante detectar si las características nutricionales del  producto que se decide utilizar concuerdan con nuestros objetivos, sistema de alimentación, y época del año; pero podemos ser poco eficientes en el manejo sanitario (ingestión oportuna del calostro al nacimiento) lo que se traducirá en una alta mortalidad y por lo tanto tendremos una gran fuga económica y el producto nutricional no expresara todo su potencial.

Por lo que es primordial elaborar planes y estrategias que nos permitan sacar el mejor provecho de los productos que se están utilizando, de acuerdo a los objetivos de cada predio, para  tener mejores resultados.

Referencias:

• Claudia Mella F.2002 Factores a considerar para el logro de una adecuada alimentación con calostro.

• Boletín técnico 2015-II Schils

• Boletín técnico 2014- IV