Aunque durante abril 2022 el indicador de precios de la leche de IFCN alcanzo un nuevo nivel récord (US$ 63,4 100 kg/LCS, Gráfico 2) su aumento fue solo de un +1,5% respecto al mes anterior, ¿se aproxima un cambio de tendencia?  ¿Está impactando a la demanda el alza en el precio de los lácteos?

En este artículo se muestra que esta pasando en el mundo lácteo y su posible impacto en el precio de la leche, la producción y la economía de los predios lecheros.

Los precios de las materias primas lácteas se estabilizan y la demanda continua firme.

Al revisar la evolución de precios de los commodities lácteos (Gráfico 1) se observa que, en comparación al mes anterior, están bastante estables. 

La ligera baja que se observa en el precio de la mantequilla y los quesos, se explica por que Oceanía esta comenzando su temporada de baja producción y más leche cruda se destina a la producción de mantequilla para así aprovechar las ganancias derivadas de sus altos precios, los que se mantienen firmes debido a la escasez de ella en la Europa del Oeste, escasez que soporta su actual alto precio.  Aunque se espera que por efecto de la estacionalidad en su producción disminuya la actividad de los compradores.

En el caso del precio de las leches en polvo se observan ligeros cambios. A pesar de su alto precio, la demanda por la leche descremada en polvo se mantiene fuerte, ella es impulsada por su escasez en la Europa del Oeste, así por primera vez después de un largo periodo el precio de la leche descremada en polvo esta por sobre el precio de la leche entera en polvo.

La menor demanda China por la leche entera en polvo asociada una alta disponibilidad de ella está presionando su precio a la baja.

El precio mundial de la leche continúa aumentando.

La evolución del indicador IFCN del precio mundial de la leche continua con su tendencia al alza logrando un nuevo precio récord: US$ 63,4 /100 Kg de leche corregida por sólidos (LCS), valor que esta un +1,5% por sobre el mes anterior.  A pesar de que se mantiene la tendencia alcista, esta muestra una desaceleración causada por la debilidad de la demanda desde los países del Norte de Asia como consecuencia de las alzas de precios.  Esto implicaría una recesión a nivel mundial, así mientras que la oferta sigue siendo escasa, se debe observar la evolución de la demanda durante el próximo mes. La primera gran incertidumbre es China, la que por efectos de rebrotes del Covid-19, entra en bloqueos regionales y se afecta la demanda proveniente de esas regiones, así como se verá afectada la demanda proveniente de los mercados lácteos emergentes, los cuales son sensibles a los precios y se ven afectados tanto por la inflación y como por la recesión.

Precio mundial de los alimentos se estabiliza a un alto nivel.

A lo mencionado se suma al alto valor que mantiene el indicador IFCN de precio de alimentos concentrados, el que alcanzó los 39,1 US$ 100 kg, lo que representa un alza de +0,5% con respecto al mes anterior, esto está dado por los efectos de la guerra en Ucrania combinado por la evolución de otros de sus impulsores como lo es los efectos climáticos. 

En general el aumento en el precio del indicador está impulsado por el aumento en el precio del maíz, mientras que la harina de soya se muestra más estable. La incerteza sobre la evolución futura de la oferta de estas materias primas y su impacto en sus precios estará dada por lo que suceda en tres mercados claves:  A pesar de la guerra se espera que este año Ucrania tenga un excedente de granos, aunque menor que los años anteriores y es incierto lo que sucederá para la próxima temporada.  En los Estados Unidos más maíz se esta destinado a la producción de etanol, generando así una escasez para el mercado de los alimentos.  En Brasil esta comenzando la temporada se siembra, y su futuro dependerá de cómo se comporte el clima hasta la cosecha.

No es de esperar un abrupto descenso en el precio de los alimentos, el indicador de precios de alimentos comprados debería mantenerse por sobre los 37 USD/100 kg durante los próximos 6 a 9 meses. 

La producción futura de alimentos estará bajo los efectos negativos del conflicto Rusia-Ucrania, los altos precios de los combustibles y la energía, sumados al alza de precios y escasez de fertilizantes.  El mercado de alimentos también depende de la demanda y las alteraciones en las cadenas de suministros y las incertezas generadas por China deben tenerse en cuenta.

Crecimiento negativo de la oferta de leche.

Durante abril el suministro de leche sigue por bajo las cifras del año pasado (Gráfico 3). Los altísimos precios del petróleo y energía ponen presión sobres las actividades prediales y la producción de fertilizantes, El alto costo de los insumos y las condiciones climáticas desafiantes están debilitando la producción de leche en casi todo el mundo y no se prevé una recuperación a corto plazo. Además de esto, los márgenes reducidos están poniendo de mal humor a los agricultores y desmotivando la producción.

Precios a futuro de leche y riesgo de recesión.

La evolución actual de los precios lácteos en los mercados a futuro los ubica en un rango entre los 58 a 70 USD (valores referidos a 100 kg de LCS) para los próximos 12 meses.

En Nueva Zelandia se estima un precio promedio de 63 USD para el año 2022, lo que representa un alza de un +0,5 con respecto al mes anterior; las cifras son más optimistas en la Unión Europea, la estimación del precio promedio alcanza a los 72 USD, lo que representa un alza de un +12,4% con respecto al mes anterior en los Estados Unidos los valores son 59 USD, con un alza de +4,9% respectivamente.  Mientras que en el remate de la GDT del 19 de abril los precios cayeron un -3,6%.

Los analistas están situando el precio medio por sobre los 60 USD para el 2022, así StoneX pronostica 58,5 USD, Rabobank 60,4 USD y Fonterra 49,7 USD.

El desarrollo a futuro del precio de los lácteos es marcado por la escasez en la oferta de lácteos, frente a una demanda que se mantiene todavía fuerte, el riesgo de una recesión global pone presión a la proyección futura de los precios lácteos.  El precio puede estar alcanzando un punto de cambio en su tendencia; pero no se espera un descenso brusco debido a la escasa oferta.  El riesgo de la recisión puede originarse en estas tres fuentes: las cuarentenas en China, los costos de la energía, asociados a las tensiones geopolíticas y a los aumentos en las tasas de inflación.

La recuperación de la oferta de leche solo será factible cuando los costos de los insumos agrícolas no continúen absorbiendo los ingresos agrícolas adicionales.  Así para los productores primarios la estrategia parece ser aumentar la eficiencia y el control de costos, la industria procesadora necesita asegurar la leche necesaria para su proceso y sobrellevar las fluctuaciones en la recepción, con un aumento de la competencia entre los mercados locales y la exportación. 

¿Cómo reaccionará la industria procesadora ante la reducción de la oferta?

Autor(es)