Si bien el año 2019 terminó con esperanzadores augurios para la producción lechera chilena durante el 2020, entre otros: alza en los precios internos, estabilidad climática, baja en el costo de la energía; a poco andar en el mercado internacional han comenzado a aparecer signos que indican una tormenta en ciernes, estos signos son: la aparición del el COVID-19, y la contracción de la demanda China, seguido por el desplome en el precio del petróleo y la explosiva propagación del virus causando una pandemia, hechos que están  provocando una recesión mundial, sobre la cual no existe certeza ni en cuanto a su profundidad, ni tampoco en su duración.

En este artículo se pretende entregar elementos que permitan entender cómo se mueven los precios en el mercado internacional de productos lácteos, para así tener elementos de juicio que permitan conocer cómo podría variar el precio interno pagado a productor.

Antecedentes históricos

Se sabe que los precios de los productos lácteos están entre los más volátiles del mundo, y en parte ello se explica por la pequeña cantidad de la producción mundial de lácteos que se transa en el mercado internacional (alrededor de un 8%), así pequeñas variaciones del equilibrio entre la oferta y la demanda causan grandes oscilaciones en el precio internacional de los productos lácteos.

Esta variación se puede observar en el Gráfico 1, el cual muestra la evolución (línea roja) del Indicador Mundial de Precios de Lácteos IFCN para el período comprendido entre los años 2006 al 2019, y en él se pueden identificar tres tipos de variación.

Gráfico 1. Evolución del Indicador de precio mundial de lácteos IFCN, período 2006-20019
Gráfico 1. Evolución del Indicador de precio mundial de lácteos IFCN, período 2006-20019

Para los períodos marcados con amarillo pálido (2007 al 2009 y 2013 al 2014) se observa una gran volatilidad en los precios mensuales, con una variación en los precios que fluctúa entre los US$ 20/100 kg Leche Corregida por Sólidos (LCS) a más de US$ 50/100 kg LCS, esto es una variación de un 60% en el indicador, este escenario es denominado de Montaña Rusa, con una duración de 3 a 4 años, y se observa cuando el desbalance entre oferta y demanda en el mercado internacional de lácteos es superior a los 4 millones de toneladas de LCS.

También se puede ver,  en el período analizado, dos etapas marcadas con el color verde claro, con una amplitud en la variación de precios bastante menor a la anterior, este escenario se denomina como Zigzag, tiene una duración variable, uno a tres años, y se da en situación de balance entre oferta y demanda y la amplitud en la variación de precios de lácteos no es mayor a un 10%. El último escenario que se describe es el llamado Onda Dinámica, y es la situación que se produjo entre los años 2011 al 2013, la variación de precios que se da en este escenario alcanza al 20% , su duración es de alrededor de dos años y se manifiesta en situación en que el desbalance entre la oferta y la demanda se mueve entre los 2 a 4 millones de toneladas de LCS.

En el gráfico también se representa, con la línea cortada, el valor del promedio anual del indicador, y se pueden observar dos situaciones: un periodo de diez años (2006–2016) con un precio promedio de 40 US$/100 kg LCS, y los últimos tres años (2017-2019) con un precio promedio de 35 US$/100 LCS, valor que se piensa que podría representar el nuevo de equilibrio para el precio mundial.

Como se ha mencionado, los principales impulsores de la variación en el Indicador Mundial de Precios IFCN son los balances o desbalances que se producen entre la oferta y demanda mundial de productos lácteos, a su vez la investigación realizada por el IFCN muestra que los impulsores de la oferta son el aumento en el número de animales lecheros y la variación en la producción anual de estos, y por el lado de la demanda, estos impulsores son el consumo per capita y el aumento de la población (Gráficos 2 y 3).

El Gráfico 2 muestra cómo se han movido históricamente estos dos principales impulsores de la oferta de lácteos, las barras naranjas muestran la producción por animal y las barras  verdes muestra la variación en  el número de animales lecheros, la línea roja representa el crecimiento de la oferta alcanzado cada año, el que está dado por la suma de estos dos factores, lo que explica situaciones como las que ocurrieron durante los años 1997 y 2012, años en los que a pesar  del aumento en el número de animales, la caída en la producción por animal hizo bajar la oferta final de lácteos.

El Gráfico 3 muestra, en una serie de tiempo, cómo se mueven los principales impulsores de la demanda por lácteos. Se puede observar cómo el crecimiento población (columna gris claro) ha sido bastante estable en el período analizado (1996 al 2019) y la variación en el crecimiento de la demanda (línea naranja) se explica principalmente por la variación en el ingreso per capita (barra gris oscuro), el que esta directamente relacionado con la situación económica mundial o regional.  Así podemos observar que gran parte de la caída en el crecimiento de la demanda en el año 2009 fue a consecuencia del deterioro económico producido post crisis financiera 2008.

Antecedentes nacionales

Como se sabe, Cooprinsem participa como representante de Chile en la IFCN desde el año 2003, y producto de esta participación se ha podido acumular la información que se muestran en el Gráfico 4.

Gráfico 4. Evolución de los precios promedios nacionales versus Indicador de Precio Mundial IFCN, período 2006- 02/2020.
Gráfico 4. Evolución de los precios promedios nacionales versus Indicador de Precio Mundial IFCN, período 2006- 02/2020.

En el Gráfico 4 se muestra (línea celeste) la evolución del precio nacional promedio mensual informado por Odepa, en pesos nominales para cada mes expresados en dólares. Las barras verdes representan la distancia, en porcentaje, con respecto al precio internacional (en rojo). Las barras y puntos amarillos muestran la probable evolución del precio internacional y la distancia con el precio internacional para el corto plazo. Ambos precios están expresados en US$/100 kg de leche.

Se puede observar que, si bien el precio interno sigue de bastante cerca las variaciones del precio internacional, existe un desfase de algunos meses desde que se produce un cambio en la tendencia del precio y su transmisión al precio interno. Lo otro que se puede observar es que, si bien no se alcanzan los precios máximos internacionales, tampoco se ha llegado al nivel de los precios mínimos internacionales. Así se puede observar que la distancia a la que se mueve el precio interno del precio internacional fluctúa entre un -30%, cuando se producen las máximas alzas, hasta un +45% cuando se producen los valores mínimos en el indicador de precios internacionales.

La situación presente

El año 2020 comenzó con un ligero descenso en el precio internacional con respecto a diciembre 2019 (-2.6%) para subir un +3,4% durante febrero, y bajó en marzo nuevamente al valor alcanzado en enero (US$ 38,4/100 kg LCS), hasta aquí todo en línea con los esperado. Durante la primera quincena de abril los precios a futuro de los principales mercados internacionales: EE.UU., UE y NZL, caen abruptamente, situación que se muestra claramente en el Gráfico 5.

Gráfico 5. Evolución de precios mercados a futuro de lácteos.
Gráfico 5. Evolución de precios mercados a futuro de lácteos.

Si bien la caída en el mercado neozelandés (NZX) no es tan marcada (-4,7 US$ 100/kg LCS) como observada en EE.UU. (CME) y la UE (EEX) es igualmente significativa (-12%), en estos mercados la caída alcanza a un -24% llegando en promedio a los US$ 29/100kg LCS. Se espera que a fines del 2020 el precio se alinee alrededor de los US$ 32/100 LCS. Como se muestra en el Gráfico 4, si el mercado nacional sigue su tendencia estacional histórica, el precio interno fluctuará alrededor de los US$ 33/100 kg LCS, por lo menos hasta el inicio de la primavera.

 ¿Qué podría pasar después?

El más probable escenario a futuro es un escenario de montaña rusa, con desbalance oferta demanda entre 6 a 10 millones de toneladas, esto significa que se debe consideran importantes fluctuaciones en los precios mensuales internacionales.  En el pasado estas fluctuaciones alcanzaron a un 60% de variación entre los precios mínimos y máximos, donde los precios se movieron entre los US$ 20 a US$50 /100 kg LCS.

La construcción de stock puede contribuir a paliar momentáneamente la caída de precios, pero da pie para reforzar un escenario de Montaña Rusa, porque en algún momento se deben liberar contribuyendo al desbalance oferta/demanda.  Se proyecta que el indicador de precios IFCN puede caer hasta US$ 25 durante el año 2020, para posteriormente subir hasta US$ 50 a comienzos o mediados del 2021. Es necesario recordar que una característica del escenario de montaña rusa es que el precio no se estabiliza en el nivel de precios previo.

Para el primer semestre del 2020 se espera una caída en el indicador de precios de productos lácteos, a consecuencia de la sobreoferta de leche causada por el descenso de la demanda como resultado de la caída de los ingresos de las personas producto del efecto de la pandemia de coronavirus, situación que, en los principales países importadores, además va acompañada por el desplome de los precios del petróleo, situación que también contribuye a la baja de los ingresos per cápita, lo que como ya se vio contribuye en forma importante a la demanda de productos lácteos.

Para el segundo semestre del 2020 se espera que el promedio del precio del mundial de la leche se estabilice entre los US$33-36 /100 kg LCS como consecuencia del ajuste entre oferta de leche, recuperación del consumo y la cantidad de productos que se ofrecerán en el mercado mundial.

Para  el 2021,  en base a lo que proyecta en el mercado de precios a futuro de los alimentos básicos y lo que se espera para el precio del petróleo, los ganaderos podrían mejorar ligeramente sus márgenes debido a estables costos de alimentación y al repunte del PIB mundial post crisis coronavirus, lo que podría impulsar nuevamente la demanda por productos lácteos, lo que causaría que el indicador de precios mundial de lácteos IFCN aumente o se estabilice. Se debe tener en cuenta que el precio de equilibrio de largo plazo se proyecta en los US$40/100 kg, LCS.

Los indicadores a considerar

Los indicadores a monitorear para tener una indicación de hacia donde se moverán los precios:

  • Tasa de cambio, evolución de la oferta y la demanda, situación económica de los países relevantes (importadores y exportadores) y la evolución del precio del petróleo.
  • Otros aspectos a tener en cuenta son: la demora que existen en la transmisión del precio internacional al precio interno de los diferentes países, el desfase que existe (3 a 4 meses) en conocer las reales cifras de importación de los países relevantes.
  • El efecto de la actual construcción de stock para asegurar la alimentación de la población, podría contribuir a que se retrase el inicio del escenario de montaña rusa, pero tarde o temprano, la liberación de ellos contribuye al desbalance oferta/demanda lo que genera este escenario.
  • Cómo cada país impacta en el Indicador de predios IFCN depende de su tamaño en el mercado lácteo internacional, su poder de compra y nivel recesión que vaya a sufrir. También esta situación podría dar un impulso para la incorporación de tecnologías en los predios lecheros, especialmente los que contribuyan a la automatización de procesos.
  • Los quesos y la leche UHT podrían ver incrementada su producción y consumo.

Toda retroalimentación es bienvenida, por cualquier duda o comentario contactar: ia-mario@cooprinsem.cl

Autor(es)