Entre los ingredientes concentrados energéticos que comúnmente se incluyen en las raciones para ganado lechero o de carne están los granos de cereales, pudiendo mencionar por ejemplo al maíz, triticale, trigo, cebada y avena, siendo específicamente el almidón contenido en esto granos el proveedor de energía para el animal. Sin embargo, existen diferencias en la concentración, la tasa y el grado de digestibilidad del almidón a nivel ruminal entre los diferentes granos (Tabla 1).

Para el caso del grano de maíz, se han desarrollado distintos procesos mecánicos y/o físico-químicos para mejorar la disponibilidad del almidón que se encuentra contenido en gránulos rodeados por proteínas llamadas zeinas, de manera de aumentar su digestibilidad ruminal para entregar energía a los microorganismos ruminales (maíz partido, molido, laminado al vapor, extrusado, etc).

En el caso del maíz grano húmedo, es aquel cosechado con alrededor de un 30% de humedad (70% de MS), para luego ser molido y enmangado de manera compacta, generando un ambiente anaeróbico, y así ser fermentado por microorganismos, llegando a un pH de 4,0 – 4,5, lo que mejorará la digestibilidad de la totalidad del grano, transformándolo en una excelente fuente de energía para la producción de leche y de carne.

La madurez fisiológica del grano, y por lo tanto, su calidad nutricional, es alcanzada cuando el grano contiene alrededor del 30% de humedad, antes de llegar al 14,5% de humedad (madurez comercial). El mayor contenido de agua del MGH en comparación con los granos secos de cereales, tiene un alto impacto en la digestibilidad del almidón, tanto en el rumen como en el tracto digestivo completo de la vaca, y por lo tanto, en el aporte de energía para producir leche.

Se ha estimado que la digestibilidad ruminal del almidón proveniente del MGH es 20% mayor al almidón contenido en el grano seco, de igual forma su aporte energético es 16% mayor. En la Tabla 2 se muestra que el contenido de energía del MGH es igual a la del maíz laminado al vapor y mayor a la del maíz molido fino, sin embargo, su digestibilidad total en el tracto digestivo de la vaca es cercana al 100%, es decir, prácticamente no se pierde en las bostas.

Ventajas en el uso de MGH en la ración para rumiantes

Dentro de las ventajas se puede mencionar su bajo costo y relación precio – calidad en comparación con el maíz procesado en seco (laminado al vapor y molido). En este sentido, si se compara su costo en base materia seca, se podría inferir que el costo es aproximadamente un 12% y 23% menor en comparación con el maíz molido y el maíz laminado al vapor, respectivamente (Tabla 3), además de una mayor digestibilidad total (Tabla 2). De esta manera se podrían disminuir los costos de producción por litro de leche, por aumento en la eficiencia de la utilización energética.

Otra ventaja es la mantención de un precio fijo del grano, exento de variaciones una vez que la manga se confecciona en el campo.

Desde el punto de vista nutricional, el MGH mejora la eficiencia de uso de nitrógeno, especialmente en periodos de altas inclusiones de pradera en la ración, disminuyendo la concentración de urea en leche por la sincronía entre la rápida degradación ruminal del almidón proveniente del MGH y la alta solubilidad proteica de las praderas. Además, genera el mismo efecto cuando la oferta de pradera es baja durante el periodo invernal y se entregan ensilajes de pradera u otros con alta concentración de proteína soluble.

En Chile, se ha observado mayor producción de leche en vacas en pastoreo primaveral suplementadas con MGH en relación a trigo aplastado (27,7 vs 25,4 kg, respectivamente; P<0,05), con 3,5 kg en base a materia seca (BMS) de concentrado en cada grupo tratado. En la Universidad de Madison, Wisconsin,  en vacas a pastoreo, y con ofertas mayores de concentrado, al comparar el efecto del maíz grano húmedo con el maíz seco chancado han encontrado resultados similares  (+2,4 kg de leche/vaca/día; P<0,05), similar producción de diaria grasa , y una mayor concentración y producción de proteína por kg de leche.

Forma de entrega del MGH y recomendaciones de almacenamiento

Finalización de llenado de manga, con buena compactación en un lugar plano y libre de malezas u objetos que puedan generar daño en el plástico.

El MGH puede reemplazar total o parcialmente a cualquier grano de cereal. Lo ideal es que sea entregado conjuntamente con el ensilaje, con la ayuda de un carro forrajero, en raciones total o parcialmente mezcladas, junto a los otros ingredientes de la ración, como otros granos de cereales, ingredientes proteicos, sales y aditivos, respetando los niveles adecuados de FDN y fibra físicamente efectiva (FDNfe) de la ración. En caso de no usar carro mezclador, se recomienda agregarlo sobre el ensilaje, considerando factores de manejo, tales como el espacio de comedero por vaca, y el tiempo en el cual las vacas llegan al comedero. Como cualquier otro grano, la desuniformidad en la entrega en el comedero o el tiempo y espacio en que las vacas lo consumen podría generar riesgo de acidosis ruminal. La cantidad de MGH debe ser dispuesta diariamente para el consumo, ya que al exponerse al oxígeno por un tiempo prolongado se generan fermentaciones secundarias que disminuyen la calidad nutricional del ingrediente. Por otro lado, una vez que la cantidad diaria se extrajo, se recomienda dejar la manga bien tapada y colocar una cincha para cerrar la boca de la manga.

Cuando se decide comprar mangas de MGH, se debe considerar que para su disposición es necesario contar con un lugar plano, libre de piedras, malezas y no expuesto al tránsito de animales. Además, es necesario considerar que cada manga tiene una longitud de aproximadamente 60 metros de largo por 2,7 metros de ancho, en estas medidas no se incluye el espacio para las maniobras del tractor o de las personas que diariamente lo extraerán de la manga.

Otro aspecto a tener en cuenta  es que debe hacerse de manera periódica, y durante todo el tiempo en que la manga está siendo utilizada, un adecuado control de roedores y malezas.

¿Por qué comprar MGH a Cooprinsem?

Cooprinsem, con sus 9 años de experiencia en la comercialización de MGH, ha liderado la confección de mangas del producto. Dispone de un equipo de personas capacitadas en el transporte, la logística y el correcto servicio de almacenamiento en la manga, el cual incluye un llenado compacto junto con la molienda del grano, la incorporación del aditivo inoculante de Josera®, asegurando la estabilidad aeróbica del grano una vez abierta la manga. Además, como una medida de transparencia, los análisis de humedad del grano son realizados por un laboratorio externo acreditado.

Conclusiones

El MGH es un ingrediente concentrado energético con una alta concentración de megacalorías por kg de materia seca y de alta digestibilidad, a un bajo costo, mejorando la eficiencia de conversión a leche y a carne, además de disminuir los costos de la ración, sin embargo, deben considerarse las medidas para un correcto almacenamiento.

Cooprinsem es la empresa líder en la comercialización del producto, y ha ganado la confianza de sus clientes y cooperados que han adquirido MGH a través de los años.

Ante consultas referentes a la comercialización, no dude en consultarnos.

Referencias bibliográficas

Bargo, F., L.D. Muller, E.S. Kolver and J.E. Delahoy. 2003. Invited review: Production and digestion of supplemented dairy cows on pasture. Journal of Dairy Science 86(1):1-42.

Firkins, J.L., M.L. Eastridge, N.R. St Pierre and S.M. Noftsger. 2001. Effects of grain variability and processing on starch utilization by lactating dairy cattle. Journal of Animal Science 79(E. Suppl.):E218-E238.

Rojas-Garduño, M., O. Balocchi, F. Vicente and R. Pulido. 2018. Effect of supplementation with cracked wheat or high moisture corn on milk fatty acid composition of grazing dairy cows. Chilean Journal of Agricultural Research 78(1):96-105.

Rowe, J.B., M. Choct and D.W. Pethick. 1999. Processing cereal grains for animal feeding. Australian Journal of Agricultural Research 50(5):721-736.

Van Barneveld, S.L. 1999. Chemical and physical characteristics of grains related to variability in energy and amino acid availability in ruminants: a review. Australian Journal of Agricultural Research 50(5):651-666.

Wu, Z, L.J Massingill, R.P Walgenbach and L.D. Satter. 2001. Cracked dry or finely ground high moisture shelled corn as a supplement for grazing cows. Journal of Dairy Science 84(10):2227-2230.

Autor(es)

  • Médico Veterinario, Mag. Cs Producción Animal. Asesor Técnico Comercial Unidad de Nutrición Animal Cooprinsem