La cetosis bovina o acetonemia se define como una enfermedad metabólica que se da principalmente en vacas lecheras y que corresponde a un aumento de cuerpos cetónicos circulantes en la sangre.

Durante el periodo de transición, que comprende entre 20 días antes y 35 días después del parto, la vaca experimenta una alta demanda energética y, al mismo tiempo, una disminución en el consumo de materia seca. Esta situación lleva a un balance energético negativo (BEN), ya que la vaca no obtiene desde la dieta la cantidad de energía que necesita, y se produce una movilización de grasas corporales, principalmente grasa subcutánea y abdominal. Estas grasas se dirigen al hígado, ya sea para ser degradas para producir energía o ser acumuladas patológicamente, lo que lleva al desarrollo del típico cuadro de hígado graso.

Cuando las vacas llegan obesas al parto o tienen otras enfermedades postparto como fiebre de leche, metritis, retención de placenta o mastitis, son más susceptibles a movilizar grandes cantidades de grasas. En los casos donde se presenta un balance energético negativo, la gran movilización de NEFA’s (ácidos grasos no estratificados) hace que se produzca una degradación incompleta de estos en el hígado, lo cual lleva a que aumenten los cuerpos cetónicos circulantes como el acetoacetato, acetona y Betahidroxibutirato (BHB). Cuando estos cuerpos cetónicos aumentan mucho su concentración, las vacas dejan de comer, y con esto disminuyen su producción de leche. Es una condición que puede llevar incluso a la muerte del animal.

La movilización grasa de los animales puede ser evaluada a través del Informe Nutricional de Control Lechero en vacas hasta los 60 días postparto y puede ser utilizada como indicador de riesgo de cetosis subclínica, ya que no necesariamente una vaca con movilización grasa (condición cuando la relación grasa:proteína sobrepasa las 1,4 veces) va a presentar cetosis subclínica.

*Gráfico del informe nutricional que muestra la relación grasa:proteína en vacas hasta los 60 días post parto

El primer gráfico a la derecha, indica la relación grasa : proteína con un rango de corte esperado entre 1 y 1,4 veces, de cada una de las vacas hasta los 60 días postparto según la fecha del parto de cada una. Es una herramienta que ayuda a evidenciar el o los meses del año en los cuales hay mayor riesgo de cetosis en el rebaño. Arriba se indica el porcentaje de vacas que tuvieron una relación grasa: proteína mayor a 1,4 en los controles lecheros del último año. Cuando el porcentaje es mayor al 40% es indicador de riesgo de cetosis subclínica.

El BHB es el cuerpo cetónico más estable y por esto es el método de elección para diagnosticar cetosis en vacas. Es por esta razón que el Departamento de Control Lechero, a partir de octubre del año 2019, comenzó a entregar a los clientes de Control Lechero a través del Informe Nutricional del Manejo de Transición, las concentraciones de BHB en leche de las vacas hasta los 35 días postparto. El propósito de este informe es que los productores puedan hacer una evaluación de cómo ha sido el manejo del periodo de transición en su rebaño y así realizar los ajustes si fuesen necesarios para una próxima temporada de partos.

El segundo gráfico a la derecha, indica la concentración de BHB en leche de cada vaca, diferenciado en vacas de primer y dos o más partos, que al momento del control lechero tenga entre 1 y 35 días de lactancia. El punto de corte es 0,15 mmol/lt, lo cual significa que las vacas con valores sobre este punto tendrán alto riesgo de tener cetosis.

*Gráfico de BHB hasta los 35 días de lactancia.

Este gráfico indica los niveles de BHB en los partos de los últimos 12 meses. En el eje superior se indica el porcentaje de las vacas analizadas que sobrepasan el punto de corte. Según esto, si más del 12% de las vacas analizadas tiene una alta concentración de BHB es señal de alarma, y más del 20% indica un alto riesgo de cetosis. Es una herramienta que permite evaluar el manejo de transición de un grupo de animales que tienen los partos concentrados en una misma estación del año como por ejemplo en los partos de otoño y primavera.

Gráfico de BHB en los últimos 12 meses
*Gráfico de BHB en los últimos 12 meses

Se debe considerar que las herramientas recién mencionadas permiten evaluar la prevalencia de cetosis subclínica a nivel del rebaño y no debe ser utilizado para casos individuales, ya que no necesariamente un nivel alto de BHB en una vaca indique que ésta tenga cetosis subclínica, pero si es un indicador de un manejo deficiente sobre un grupo de vacas con niveles altos de BHB.  

Autor(es)

  • Médico Veterinario | Asistente Técnico Comercial | Cooprinsem

  • Médico Veterinario | Asistente Técnico Comercial | Cooprinsem