Impulsado por el crecimiento negativo de la oferta mundial de lácteos, el aumento en los costos de los insumos y de la inflación, asociados a una demanda firme más el impulso a la construcción de stocks, el indicador del precio mundial de lácteos IFCN alcanza un nuevo récord histórico, llegando a los USD 62,5/ 100 kg de Leche Corregida por Sólidos (LCS), valor que se ubica un +6,6% por sobre el de febrero 2021 y un +1,8% sobre el récord anterior ocurrido en febrero 2014.

A los factores mencionados debemos agregar la escasez de mano de obra que afecta a la industria procesadora y también es causa de retrasos en el transporte.

La evolución del cambio en la producción mundial de leche anualizada se muestra en el Gráfico 1, y se puede observar como ella se ralentiza a partir del segundo semestre del 2021 y se hace negativa todo el primer trimestre del 2022, mostrando un crecimiento negativo de un ´-1,1% a marzo 2022.

El crecimiento negativo de la producción se explica por lo que sucede en las más importantes regiones lecheras del mundo, así la Unión Europea, Oceanía y Latinoamérica han visto frenada su producción por una combinación de alza de costos, condiciones climáticas desfavorables y su desfavorable efecto en la economía de los predios lecheros.

Como consecuencia en Nueva Zelandia, Fonterra aumenta nuevamente su proyección de precio pagado por sólidos lácteos; se espera que el clima continue siendo desfavorable para la producción láctea y que el alto precio de los insumos agrícolas ejerza presión sobre los márgenes y la economía predial.

En los Estados Unidos el crecimiento de la producción de leche se ralentiza y pierde impulso, si bien la oferta de leche de leche cruda sin corregir está por debajo de los últimos años, se hace positiva al expresarla como LCS, dando cuenta de un cambio en la composición de la producción primaria debido al aumento del contenido de sólidos lácteos del rebaño norteamericano.  Estos valores positivos se alcanzan a pesar del hecho de la disminución en el número de vacas del rebaño y la caída en la producción por lactancia.

Tomado como ejemplo de la situación europea a Rumania se observa que la caída en la producción láctea es consecuencia de la brusca y significativa alza en el precio de los combustibles y fertilizantes que impactaron fuertemente durante la estación de siembras.  Los predios más afectados fueron los de tamaño mediano o pequeño, cayendo fuertemente su producción.

Los factores expuestos configuran una situación en la cual el mercado de la leche se comporta como un mercado impulsado por la oferta, diferencia de las temporadas anteriores cuando el impulso provenía de parte de la demanda, esto ocurre porque actualmente la oferta es menor a la demanda.

 

Como se observa en Gráfico 2 la estimación actual para los precios futuros de la leche durante el 2022 se ubica entre los 48 a 67 USD, según esto para Nueva Zelandia se espera un precio promedio de 61 USD, 62 USD para Europa y 55 USD para los Estados Unidos, valores que se ubican entre un +5% a +7% sobre el mes anterior, el que ya se ubicaba un +22% por sobre los valores alcanzados durante la temporada 2020/2021.

La opinión de los analistas de mercados si bien es optimista, es un tanto más moderada, así el IFCN y Stonex pronostican un precio medio mundial de 49 USD, mientras que Rabobank espera que alcance los 45 USD y Fonterra pronóstica 48,2 USD.  Esta estimación se respalda en los factores ya mencionados, los que asociados a una fuerte demanda mantendrán los precios en niveles récord; pero los niveles alcanzados los ponen en un riesgo a la baja por el lado de la demanda, se puede esperar que esta caiga en las regiones sensibles a los precios como el Medio Oriente, Norte África, Sudeste Asiático y América del Sur.

Se reconoce a los alimentos como el más relevante de los insumos de la producción primaria de leche, en el Gráfico 3 se muestra la evolución del indicador de IFCN precio de alimentos, en relación con el indicador IFCN de precio mundial de leche y los precios en los mercados a futuro en Europa y los Estados Unidos.

Los altos precios de los insumos, energía, inflación, además de las condiciones climáticas desfavorables y a la disminución de las cosechas en Latinoamérica, refuerzan el pronóstico alcista para el indicador de precio de los alimentos (70% de maíz, 30% afrecho de soya), por lo que se espera que se mantenga por sobre los 35 USD/100kg hasta el tercer trimestre de año 2022 para eventualmente bajar a fines de año.

¿Cómo la guerra Rusia- Ucrania impacta a la industria lechera?

 

Uno de sus primeros efectos se vio en el brusco aumento de los precios del petróleo, el que rápidamente se ubicó por sobre los 100USD/barril, manteniéndose firme por sobre dicho valor.  Considerando la importancia de los países en conflicto, ambos en conjunto representan alrededor del 20% de las exportaciones mundiales de maíz y alrededor del 30% de las de trigo, y el efecto que tendrá sobre su disponibilidad por el efecto de las sanciones y el embargo comercial a Rusia lo que pone precisión adicional sobre el precio de los alimentos, impulsando estos al alza, beneficiando a otros países exportadores como: Estados Unidos, Argentina, Brasil y Australia.

Además de impactar al precio de los alimentos también afecta a la industria lechera, Ucrania es un importador de quesos europeos.  La caída en el consumo ruso, también afecta a las exportaciones europeas, que realizaba importaciones vía Bielorrusia, además de pone en riego el comercio de lácteos en toda la zona de influencia rusa.  Como la guerra aumenta globalmente tanto el costo de los insumos para los agricultores como para la industria,  limita aún más el crecimiento en la oferta mundial de lácteos.

Considerando la producción informada por ODEPA (Industria Mayor) e INE (Industria Menor y estimación de la producción informal) Chile termina el año 2021 con un magro aumento de un + 0,2% en la producción de leche en contenido natural; pero si se corrige por sólidos esta alcanza a un +6,1% con respecto el año 2020 y a un +1,8% por sobre el año récord anterior, el 2014, lo que da cuenta del aumento en la composición de la leche nacional (Gráfico 4).

La evolución del precio promedio de la leche a productor informado por ODEPA se muestra en el Cuadro 1, y en el se puede observar un alza continua, la que se espera que se mantenga durante el 2022, no sería raro observa precios por sobre, o cercanos, a los $ 400/lt durante los meses de invierno.

Se debe considerar que no solo nos veremos favorecidos por la transmisión del alza en los precios internacionales de la leche, si no que el alza en el precio de los insumos, energía e inflación, también afectarán a nuestra economía, así que se debe ser muy cuidadoso con el manejo del flujo de caja y preocuparse de mantener el control de los gastos operativos relevantes, sin incurrir en gastos e inversiones innecesarias.  Así este puede ser también un buen año.  ¿Qué opina Ud. al respecto?

Autor(es)

Compartir
Artículo anterior
Próximo Artículo