Durante Octubre 2021 se ha publicado el Reporte Lechero IFCN 2021, este es el resultado del trabajo conjunto de más de 100 investigadores lecheros integrantes del IFCN, ubicados en diferentes países, más los representantes de más de 140 diferentes compañías participantes del mundo de los agronegocios, liderados por un equipo de 20 investigadores con asiento en Kiel, Alemania. 

Este artículo está basado en el resumen del IFCN Dairy Report 2021, preparado por los investigadores del IFCN Dairy Research Network, Alice Diepenbrock, Philipp Goetz, Łukasz Wyrzykowski, y Milica Kocić el que ha sido traducido y adaptado a la realidad de nuestro país por el autor. En el se describe la evolución del mercado internacional de la producción de leche, las variaciones de la oferta y demanda y su impacto en el precio de los productos lácteos en el mercado internacional.

IFCN es una red global para la investigación y consultoría económica de la cadena láctea mundial, cuyo objetivo es crear una mejor comprensión del mundo lechero, tarea que ha desarrollado durante más de 20 años, y el Reporte Lechero del IFCN (IFCN Dairy Report) que se ha convertido en una publicación guía para investigadores y empresas involucradas en la cadena láctea, se publica anualmente desde el año 2000. El análisis y la integración de datos proporcionan el trasfondo para decisiones estratégicas y ayudan a las personas del mundo lácteo a tomar mejores decisiones.

Hechos claves

A pesar de la pandemia causada por el COD-19, el año 2020 se caracterizó por un aumento sostenido en la producción mundial de leche, el que alcanzó a un +3%, comparado con el crecimiento promedio de la última década el que fue de un +2,5%. Este crecimiento representa un rebote de la producción después del lento desarrollo observado durante el 2019, la tendencia de algunos países hacia la autosuficiencia  impulso este alto crecimiento.

Inicialmente la interrupción de las cadenas de suministro y los problemas en el transporte afectaron al comercio internacional de productos lácteos, lo que fue compensado por la gran demanda proveniente desde China.

Durante el 2020 la situación económica de los productores lecheros se mantuvo estable, aunque en un modesto nivel, especialmente debido al apoyo adicional de algunos gobiernos. Durante el 2020 el precio promedio de la leche disminuyó en un -1,8% alcanzando a los 36,5 USD/100 kg de leche corregida por sólidos (LCS).

El crecimiento de la producción durante el 2020 fue del 2,9%

Durante el 2020 el crecimiento de la oferta de lácteos alcanzó a un + 2,9% (en LCS), crecimiento substancialmente más rápido que el registrado durante el 2019

(Fig. 1).  Mientras que el año 2019 este se vio afectado por problemas meteorológicos, como la sequía, pero también por otros desastres naturales, durante el 2020 la producción de leche se recuperó en muchas de las regiones afectadas (es decir, Oceanía, América del Sur y África). Mientras tanto, los principales exportadores como los EE.UU. y la UE-27 experimentaron un crecimiento estable durante el 2020, mientras que países importadores como China y Rusia aumentaron su producción a un ritmo más rápido que el año anterior.

La demanda durante el 2020 fue más alta de lo esperado

Debido a que muchos consumidores sufrieron una reducción del poder adquisitivo por la pérdida de puestos de trabajo y un menor crecimiento del PIB se esperaba que el principal impacto de la crisis causada por el COVID-19 se manifestará sobre la demanda de productos lácteos.  Sin embargo, el crecimiento de la demanda de lácteos (medido en equivalentes de leche) parece haberse mantenido en un nivel del 2,3% durante el 2020, esto sucedió porque los lácteos se beneficiaron de su imagen saludable durante la pandemia en muchas partes del mundo. Además, el consumo en algunos mercados emergentes aumentó por una mayor disponibilidad de leche causada por fuertes aumentos en su producción local.

También se debe considerar que se produjo un cambio en la demanda debido a que el canal de venta conformado por restoranes, hoteles y otros puntos de venta asociados a servicio de alimentos debieron cerrar por las extendidas restricciones sanitarias, generándose el consiguiente cambio al canal minorista y un mayor consumo directamente en los hogares.  Por ejemplo, en los

EE.UU. esto tuvo un impacto negativo en el crecimiento de la demanda, a pesar de que los programas gubernamentales de cajas de alimentos evitaron una disminución en el consumo. Sin embargo, en Asia oriental y sudoriental el consumo siguió aumentando.

Desarrollo del precio de la leche durante el 2020.

El indicador de precio mundial de la leche de la IFCN (Fig.2) representa el precio mundial teórico de la leche en las explotaciones lecheras, el que se situó en un nivel promedio de 36,5 USD / 100 kg LCS durante el 2020, un -1,8% menos que el año anterior. Este ligero descenso puede interpretarse como una consecuencia del fuerte aumento de la oferta de leche durante el 2020, junto con los mercados nerviosos y las preocupaciones sobre la demanda de leche que se mantienen a la luz de la crisis del COVID-19. Muchos consumidores también seguirán teniendo que vigilar su presupuesto, lo que podría limitar precios más altos en el futuro.

Situación de la economía predial  y su impacto en el precio y la producción.

Con el fin de ayudar a los actores del negocio lechero a diseñar las estrategias correctas el IFCN modela y realiza seguimiento a 170 lecherías típicas, las que representan a 64 regiones lecheras y 52 países. Su seguimiento permite comprender y analizar los costos de la producción de leche y medir el impacto en el crecimiento y el precio de la producción de leche a nivel predial.

Si bien, en promedio, la economía predial lechera se mantuvo estable durante el 2020, la rentabilidad de los productores está bajo presión, ya que el margen sobre los costos de los alimentos concentrados muestra una tendencia a la baja durante el 2021 debido al significativo aumento en los precios de las materias primas ocurrido a principios de año (Fig.4).

Evolución del precio de la leche durante el 2021.

Tras la caída ocurrida durante el 2020, el precio mundial de la leche se recuperó a su nivel más alto desde mayo de 2014 alcanzando los 46,8 USD/100 kg de leche en abril del 2021. El precio mundial promedio para la primera mitad de 2021 es un 20% más alto que el mismo periodo del 2020.

Las razones son la alta demanda de importación de productos lácteos de la región asiática, especialmente China, una disminución estacional en los volúmenes de leche en Oceanía, así como los desafíos logísticos para las exportaciones desde la UE y los EE.UU., los que vendieron por debajo de los precios de Oceanía.

A pesar de que hay algunos factores que probablemente empujarán los precios del mercado mundial a la baja en este momento, se estima que el precio medio mundial de la leche para 2021 estará por encima de los 40 USD/100 kg de leche, alcanzando su nivel más alto de los últimos cuatro años. 

En Chile la situación interna del mercado productor primario asociada al alza en el valor del dólar (depreciación del peso) atenuó la transmisión en la caída de los precios internos, incluso durante el segundo semestre del 2020 estos se ubicaron por sobre el precio internacional, se espera que esta situación se mantenga en el corto plazo.

Perspectivas de producción para 2021

A pesar del aumento en los precios de los lácteos y en comparación con el año 2020, se espera una leve desaceleración en el crecimiento en la producción de leche durante el año 2021. Debido a los problemas climáticos y la fuerte demanda los precios de los alimentos aumentaron más de un 50% durante la primera mitad del 2021. Esto ejerce una mayor presión sobre los márgenes de los productores, los que en su mayor parte se han mantenido estables o disminuidos durante los últimos años.

Esta vez a nivel mundial, los precios internos a productor no han seguido como de costumbre al precio mundial de la leche (Fig. 3).  Además, la reducción en los márgenes no ha tenido un impacto significativo en el crecimiento de la producción durante el primer semestre de 2021. Sin embargo, se prevé que esto se hará sentir con fuerza a fines del 2021 enlenteciendo el crecimiento de la oferta mundial de leche, lo que a su vez debería respaldar un precio de la leche más alto.

Generalizando, la pandemia de COVID-19 parece haber estimulado, especialmente en la región asiática, la demanda de productos lácteos, además la implementación de programas de apoyo a la producción de leche se ha consolidado y han impulsado el crecimiento de la producción de leche.

En Chile, a pesar del alza en el precio a productor, la producción no ha despegado, el alza en los precios de los principales insumos, además de las desfavorables condiciones climáticas han frenado el esperado aumento en la producción.

 

Autor(es)

Compartir
Artículo anterior
Próximo Artículo