Una de las interrogantes que debe enfrentar todo agricultor, es determinar cuándo aplicar el agua de riego a sus cultivos para evitar que se afecten los rendimientos debido a un aporte hídrico tardío. Por otra parte, también se enfrentan a la pregunta de cuánta agua aplicar en cada riego para lograr reponer el agua consumida desde el último riego.

Estas interrogantes están relacionadas con los conceptos de frecuencia y tiempo de riego que son la base para establecer una programación del riego en función de la especie, del suelo y de las variables climáticas que inciden en la evapotranspiración de los cultivos.

Figura 1. Página www.agroclima.cl con datos de Evapotranspiración (ET) potencial diaria.

Existen variados métodos para estimar cuando regar, los cuales son digitales o análogos (tensiómetros, estaciones meteorológicas, sensores de humedad TDR, FDR).

Lo primero que se debe hacer es realizar un muestreo de suelo y llevar a laboratorio para conocer las propiedades físicas como densidad aparente (DA gr/cm3), capacidad de campo (CC %) y punto de marchitez permanente (PMP %). Para obtener un resultado más exacto se deben calibrar las propiedades físicas con el método a utilizar. Uno de los métodos más utilizados y de fácil obtención es a través de la página web www.agroclima.cl. Donde se puede obtener la evapotranspiración potencial diaria de la zona más cercana a donde se requiere regar. Con estos datos se puede hacer un riego diario o semanal según el sistema de riego utilizado.

Si, nuestro sistema de riego es un pivote y nos encontramos en la zona de Osorno, la fecha a regar es noviembre, podemos obtener los datos de la figura 1. Regularmente con el pivote se hace un riego semanal, entonces tomaremos la semana del 9 al 15 de Noviembre. Haciendo la suma de la ET nos da 29,58 mm, esto al multiplicarlo por un coeficiente de cultivo Kc (Kc maíz: 1,2; Kc empastada: 1,0; Kc manzana: 0,95)(www.fao.org/3/x0490s02.pdf página 5) Para el ejemplo tomaremos Kc maíz, nosdaría 29,58×1,2= 35,5 mm.

Así, el riego que deberíamos aplicar el día 16 de Noviembre con el pivote es de 35,5 mm.  

Qué sistema de riego debo utilizar.

La elección del sistema de riego a implementar podría transformarse en una buena interrogante, su elección debe estar fundamentada en un análisis técnico, productivo y económico. Considerando siempre la realidad de cada sistema productivo y características prediales.

Uno de los puntos importantes a considerar al momento de elegir el sistema de riego es la eficiencia del uso de agua de riego, esta eficiencia no sólo tiene que ver con el tipo de sistema que se eligió, sino que también con una serie de interacciones entre el manejo del agua de riego y las características hídricas del suelo, pues lo que se busca es aplicar de la manera más eficiente el gua al suelo/cultivos con el fin de alcanzar la máxima producción.

Los sistemas de riego que existen comúnmente se pueden clasificar en dos tipos: métodos superficiales o por gravedad y métodos presurizados. Principalmente los sistemas de riego superficiales o por inundación poseen una baja eficiencia de riego debido que existe un alto porcentaje de perdidas de agua siendo poco recomendados, en comparación a los sistemas presurizados que poseen una alta eficiencia de riego, aplicando el agua de riego requerida por los cultivos y de manera homogénea.

Entre los sistemas de riego presurizados destacan: Riego por aspersión (pivotes/carretes/Kline), riego por goteo y microaspersión.

Una vez que se conocen los diferentes sistemas de riego es necesario considerar los siguientes factores que permitirán una mejor elección:

A. El tipo de suelo y la topografía:

El conocimiento de la capacidad de retención de agua en el suelo y su infiltración. Por otro lado, si se tiene un suelo con mucha pendiente no es recomendable el uso de sistemas gravitacionales.

B. Sistema productivo:

En el caso de frutales se ha dado preferencia a los sistemas presurizados como la microaspersión y el goteo, a diferencia de los sistemas pastoriles que utilizan principalmente sistemas de aspersión.

C. Disponibilidad de caudal:

En el caso de baja disponibilidad de agua para riego se debe dar preferencia a sistemas que sean más eficientes en la aplicación.

D. Requerimientos económicos:

Finalmente se debe considerar la inversión que se va a realizar, la cantidad de mano de obra necesaria y los costos de energía.

De esta manera la elección del sistema de riego no solo tiene que ver con el tipo de riego a usar, sino que también resulta importante su operación de modo que los recursos sean utilizados de forma adecuada.

Esperamos que estas ideas le permitan decidir la mejor manera para regar su cultivo.

A continuación, se detalla los principales sistemas de riego sus principales usos, ventajas y desventajas. 

Tabla 1: Sistemas de riego con cultivos óptimos, ventajas y desventajas de cada uno.

Autor(es)