El mal cuidado de pezuñas es la causa más común de cojeras y es el problema más importante de bienestar animal. El recorte funcional rutinario de pezuñas sigue siendo la base en la prevención de las podopatologías de la cabra.

En rebaños de leche se debe tener en cuenta que no tienen la posibilidad de desgastar sus pezuñas debido a que permanecen en pastoreo, es escaso el contacto con pisos duros, por lo que el riesgo de que crezca la pezuña y provoque una lesión está siempre latente.

Los miembros anteriores están más predispuestos a lesiones podales, debido a que soportan más peso por la posición del rumen.

En el sur de Chile no existen estudios realizados en cojeras de cabras, por lo que la información que existe se remota a la práctica diaria. Fue hasta el año 2019, cuando Cárdenas realizó el primer estudio y constató en la provincia de Osorno y Llanquihue que el 95% de los predios presentaban lesiones podales, siendo las más predominantes Sobrecrecimiento, Enfermedad de la Línea Blanca, Foot Rot y Deformación Crónica de la Pezuña.

Las claudicaciones en cabras afectan directamente a su bienestar, lo que puede producir pérdidas económicas importantes en estos rebaños. Una buena locomoción es importante para que la cabra tenga un buen pastoreo, esto permite un mejor desarrollo, mejor fertilidad, más ganancia de peso y mayor producción de leche. Una cojera que se vuelve crónica puede ocasionar la pérdida prematura del animal, lo que se traduce en menor rentabilidad para el productor.

La prevalencia de las claudicaciones cambia entre rebaños debido a varios factores, como el clima, alimentación, edad, finalidad productiva, raza, manejos rutinarios y recorte de pezuñas.

Cada vez que un profesional médico veterinario es llamado a terreno por cojeras, repasamos mentalmente la patología, semiología y clínica del sistema músculo esquelético. No se debe olvidar que además de examinar la pezuña propiamente tal, se examina tejido óseo, articulaciones, ligamentos, tendones y músculos, lo que conjuntamente al sistema nervioso son los pilares de la postura y la locomoción de los animales.

¿Cómo afectan la cojera a nuestro sistema de producción?

Fuente: Adaptado de Ferrer y Ramos (2008)

En el caso de las cabras, la mayor parte de las cojeras están relacionadas con las pezuñas. Los problemas de conformación como las cuartillas débiles, predisponen un crecimiento en el casco de forma irregular, el exceso de humedad ablanda la pezuña y la falta de limpieza en las camas pueden ocasionar un crecimiento excesivo e incrementar la posibilidad de infección.

Pues bien, al momento de hacer la valoración clínica de la cojera debemos examinar con cautela y hacernos ciertas preguntas que nos llevarán al diagnóstico:

¿Es un problema individual o de rebaño? casos de laminitis pueden afectar al rebaño completo, mientras que enfermedades como artritis solo a un miembro del grupo.

¿El problema fue de menos a más o fue repentino? Las fracturas son repentinas, en cambio las enfermedades articulares degenerativas son lentas y progresivas.

En el caso de pacientes con artritis séptica sufren deterioro rápido, las lesiones traumáticas pueden mejorar, no así el caso de problemas articulares degenerativos que no cambian con el tiempo y son irreversibles.

¿El problema es leve o severo? Un hematoma provoca una cojera leve, mientras que una laminitis ocasiona una cojera de mayor complejidad.

Con estas preguntas el clínico puede establecer si es un problema repentino, la gravedad y el pronóstico de la claudicación.

Es importante también evaluar el ambiente donde están los animales, fijarse si cuentan con pediluvios sanitarios de inmersión podal, estado de las instalaciones de alojamiento, un buen método es arrodillarse en las camas para comprobar la humedad, presencia de materiales corto punzantes, estado de caminos, sala de ordeña, pisos anti deslizables, etc. Son parámetros que el médico evalúa entrando a terreno y que nos indicará el nivel de preocupación y de bienestar animal que está dispuesto a dar el productor.

La pezuña tiene tejido córneo que está formado por beta-queratina. Estos péptidos se organizan en forma de zig-zag, permitiéndole una elevada capacidad para absorber agua. El agua cuando es absorbida produce una separación de la estructura, ocasiona esponjamiento y reblandecimiento del tejido córneo con una menor resistencia mecánica y un aumento progresivo de lesiones, sumado a la falta de recorte funcional periódico.

Descripción Anatómica de la Pezuña Caprina

Fuente: Obetenida de Braine et al.(2014)

Es importante considerar la etapa de reproducción, ya que, si es con monta natural, las hembras pueden sufrir subluxación sacroilíaca debido a la monta inesperada de los machos, también hay casos que los machos son demasiado pesados y al momento de la monta pueden provocar traumas musculares.

Desde el punto de vista de la alimentación, los casos de cojera provocadas por laminitis pueden estar relacionados con la disponibilidad y la necesidad energética, las deficiencias de vitamina E y selenio ocasionan enfermedad del músculo blanco y desequilibrios entre la relación de calcio y fósforo provocan osteodistrofias.

Examen Clínico

La examinación de o los animales se deben realizar en reposo y mientras ellos se mueven a voluntad. La finalidad de este examen es identificar el miembro afectado, el sitio y la gravedad de la lesión. El clínico debe mantener su distancia en todo momento y caminar lentamente entre los animales, ya que, en estos animales con movilidad reducida, el temor por la separación del grupo puede provocar analgesia del dolor temporalmente y enmascarar la lesión. No podemos olvidar que una podopatología puede estar relacionada con una anomalía de origen en otro sistema.

Para poder evaluar a los caprinos, se necesita conocer su comportamiento normal para echarse o levantarse. Se recuestan flexionando un miembro torácico para después dirigirlo hacia la zona del esternón, de ésta forma con cuidado bajan su cuerpo hasta que la extremidad quede en contacto con el suelo, acto seguido flexionan el otro miembro torácico para así tener un contacto decúbito esternal, durante este proceso la cadera y los miembros posteriores se mantienen estáticos, luego flexionan la cadera y los miembros posteriores hasta tener contacto con el suelo, buscando su posición más cómoda. Cuando están acostados, adoptan la posición decúbito esternal con los miembros anteriores flexionados hacia ambos lados, los miembros posteriores tan ligeramente flexionados, en dirección craneal y siempre por debajo del abdomen.

Cuando se disponen a levantarse, primero lo hacen levantando el tren posterior adoptando una posición de “hincado” sobre sus miembros anteriores. Acto seguido estiran un miembro anterior y luego el restante.

Verificar

Distribución del peso, postura, rigidez, dolor o marcha anómala, inflamación alrededor de las articulaciones, heridas y abultamientos evidentes, conformación, sobre crecimiento o aspecto anómalo de la pezuña.

Evaluar el grado de claudicación que presenta la cabra, esta se realiza en grados, los cuales van del 0 al 4:

0.- La cabra distribuye su peso uniformemente sobre sus cuatro miembros, se mueve hacia adelante libremente con un paso uniforme.

1.- Perceptible, es una cojera que se mantiene cuando el animal está estático y que al caminar se puede notar ligeramente.

2.- Apreciable, en este caso se observa apoyo del miembro solo cuando el animal se encuentra en estación.

3.- Moderado, se observa una Cabra con dificultades en su desplazamiento y solo apoya el pie afectado para mantener el equilibrio.

4.- Grave, se observa un animal deprimido, que mantiene elevado en todo momento el miembro afectado y es incapaz de distribuir homogéneamente su peso en sus cuatro miembros.

Los pacientes con claudicaciones de nivel 3 a 4 pasan mayor tiempo decúbito esternal e incluso lateral. Un animal que pase largos periodos en decúbito puede presentar excoriaciones, laceraciones y úlceras a nivel articular y esternal.

Examen detallado para localizar la lesión

Se realiza la limpieza y recorte de las pezuñas cuando sea necesario, palpación, manipulación al mínimo, con moderación y suavidad. Las lesiones articulares son reconocibles por su evidente dolor a la manipulación y crepitación de la cápsula articular, lo que hace completamente innecesario realizar movimientos para sentirlas, solo basta con posicionar el fonendoscopio en la zona articular donde se concentra la lesión. También es indicativo de lesión la hipertermia local y se puede palpar el pulso digital en las diferentes regiones del miembro.

Las cabras pueden perder masa muscular debido a la claudicación, circunstancia que depende de la severidad y tiempo de duración. Esto se aprecia posterior a 5 y 7 días de iniciada la cojera, en tipos de claudicaciones que van de moderada a severa. En estos miembros es fácil palpar la prominencia de la escápula y la cabeza femoral. Una buena forma es comparar el miembro sano con el afectado, pero no se debe olvidar que el miembro sano se puede hipertrofiar a modo de compensación.

Una afección articular de origen bacteriano provocará linfoadenitis del miembro en cuestión. Las lesiones en los miembros traseros provocarán un aumento de tamaño del linfonódulo poplíteo, se debe tener cuidado especial al diagnosticar ya que las atrofias musculares pueden enmascarar esta signología.

Fotografía: Praderas del Sur, Corte Alto, Chile. 2020

La línea blanca es la unión entre la suela y la pared y está formado por tejido córneo blando, incompletamente queratinizado. Las lesiones en línea blanca se aprecian por una separación abaxial de la pezuña, esto sumado que al caminar pueda introducirse suciedad y microorganismos, se pueden originar abscesos en el dedo y puede existir liberación de material purulento a través del rodete coronario. Estos padecimientos son factores predisponentes para la posible entrada de agentes infecciosos como Fusobacterium necrophorum y Dichelobacter nodosus.

El examen clínico por ningún motivo debe exacerbar el grado de la lesión, basta con una palpación digital suave la que entregará información, en casos de ablandamiento de pezuña, derrame articular y/o engrosamiento de cápsula. Se puede hacer uso de exámenes complementarios como radiografía y ecografía, herramientas que quedan a disposición y criterio de cada clínico.

Prevención

Incluir el recorte funcional dentro de las tareas del sistema de producción y realizarlo al menos dos veces por semestre.

Para prevenir podopatologias infecciosas incluir pediluvios de sulfato de cobre o zinc del 7 a 10%.

Mantención de camas limpias y secas, estado de caminos e instalaciones confortables son fundamentales para evitar el sobrecrecimiento excesivo y la futura presencia de lesiones.

Debido al estrés del procedimiento de despalme, este no debe ser realizado en el último tercio de gestación, como también a fines de primavera. Manejo de alimentación adecuado con aporte de macro y microminerales, evitar la excesiva ingesta de grano que predispone la acidosis y laminitis.

Tratamiento

¡¡Mas vale prevenir que curar!!

Para realizar un tratamiento eficaz es necesario un diagnóstico exacto de la causa desencadenante y debe aplicarse tan pronto como se haya diagnosticado.

El tratamiento debe lograr la resolución de la lesión como la vuelta a una marcha normal.

Habitualmente se realiza el recorte funcional, correctivo o curativo, aplicación a nivel local de soluciones desinfectantes y productos para endurecer la pezuña. Dentro de los fármacos utilizados se utiliza antibióticos parenterales o de acción local, como también antiinflamatorios para controlar la inflamación y dolor, por lo que es de suma importantancia el recorte funcional periódico.

Lecturas recomendadas

  • Ajuda, IGG., Battini, M., Stilwell, GT. (2019) The role of claw deformation and claw size on goat lameness. Veterinary and Animal Science. (8) 100080.
  • Ingvast-Larsson, C., Högberg, M., Mengistu, U. , Olsén, L. et al. (2011) Pharmacokinetics of meloxicam in adult goats and its analgesic effect in disbudded kids. J. Vet. Pharmacol. Therap., 34 (1), 64-69.
  • K. Anzuino., N.J. Bell., K.J. Bazeley., C.J. Nicol. (2010) Assessment of welfare on 24 commercial UK dairy goat farms based on direct observations. The Veterinary Record., 167, 774-780.
  • Sullivan, I.E., Evans, N.J., Clegg, S.R. et al. (2015) Digital dermatitis treponemes associated with a severe foot disease in dairy goats. Vet. Rec., 176 (11), 283.
  • Winter, A.C. (2011) Treatment and control of hoof disorders in sheep and goats. Vet. Clin. North Amer,: Food Anim. Pract., 27 (1), 187-192.

Autor(es)

  • Médico Veterinario Lechero - UNLPam-UST Director Técnico Cooprinsem Farmacia Purranque