PERSPECTIVAS DEL SECTOR AGRÍCOLA

Dada la prolongada pandemia, el año 2021 fue muy complejo y la aparición de nuevas variantes virales genera incertidumbre con respecto a su duración, y nos lleva a preguntarnos como se va adaptar el mundo y nuestro país a los cambios resultantes de este ya largo período de nueva “normalidad” al que nos enfrentamos.

En cuanto al futuro próximo, no es fácil hacer pronósticos dados los cambios sociales y políticos en curso, pero si se pueden tomar en consideración ciertas variables que nos permiten estimar con algún grado de certeza las tendencias respecto al tipo de cambio, precio de la leche e insumos para los próximos meses.

La variación probable del tipo de cambio depende de muchos factores como por ejemplo el precio internacional del cobre, factores políticos y económicos internos y externos. En el plano local, el rechazo del proyecto que permitía un cuarto retiro del 10% de los fondos de pensiones mantuvo estable al mercado cambiario y precio del cobre se mantiene fuerte, dando estabilidad al peso sobre la moneda estadounidense. En el plano internacional, se espera que el dólar se aprecie, ante una mayor velocidad del retiro del programa de estímulos por parte de la Reserva Federal de EE.UU.

El mercado agropecuario se ha visto fuertemente impactado por alzas en los costos de materias primas, fertilizantes, etc., alza explicada parcialmente por el aumento en los costos de producción y transportes, especialmente en productos importados donde los fletes marítimos se han incrementado en hasta un 400%, lo que presagia que en el corto plazo no
debiera haber variación considerable en los precios de los insumos. La inflación es una variable preponderante a tener en cuenta, dado que el IPC de los últimos 12 meses llegó a su nivel más alto de los últimos 13 años, lo que sostiene la hipótesis antes mencionada respecto a los precios de los insumos.

Durante los años de pandemia la demanda interna de productos lácteos tuvo un crecimiento inesperadamente mayor en comparación a años pre-pandemia, principalmente dada por cambios en los hábitos de consumo, pero existe la posibilidad (incierta) que al término de la pandemia, el crecimiento antes mencionado se revierta en cierto grado. También existe
la posibilidad de una disminución de liquidez (circulante) en los hogares, producto principalmente por el término de subsidios como el Ingreso Familiar de Emergencia, Bono Covid, etc. lo que puede derivar en una baja moderada en la demanda de productos lácteos a nivel nacional. Con respecto al mercado lácteo internacional, diferentes instituciones (FAO, IFCN) muestran un fuerte aumento en el precio de las principales materias primas lácteas, aumento impulsado por un incremento en su demanda asociado a limitaciones en su producción.

Tomando en consideración lo antes mencionado es que se puede inferir que dadas las actuales relaciones entre precio doméstico, precio internacional, tipo de cambio y consumo interno, para los próximos meses no se proyectan cambios a la baja, tanto en los precios a productor como en el precio de los insumos en general, previéndose una situación de márgenes
más estrechos.

Más allá de las variables antes descritas, sin lugar a dudas nos encontramos en tiempos de cambio y como empresa nos adaptamos y reinventamos constantemente para continuar siendo la Cooperativa de los Agricultores, donde nuestra razón de ser es apoyar de la mejor manera posible a todos ustedes, nuestros socios y clientes.

Autor(es)